Un modesto propósito de año nuevo

Hasta el día 7 estamos en tiempo hábil para propósitos que brotan no de un sesudo esfuerzo de discriminación en una mesa de despacho con bolígrafo y papel, sino de sensaciones en paseos por calles lluviosas o campos embarrados de colores ocre. No, no es cuestión de pros y de contras, de objetivos ni de balance de cuentas, que nada de eso sé ya en realidad cómo se hace, sino de eso que los jesuitas llaman "consolación" y "desolación" como método de discernimiento, que es esa sensación de armonía o de contradicción que encontramos en las habitaciones de la casa interior cuando las visitamos sin nada urgente que hacer, por ejemplo una tarde de primeros de enero. Lástima que eso de los ejercicios espirituales para ajustarse a sí mismo se haya sustituido por las dinámicas de grupo organizadas por las empresas para incrementar la productividad...

Me reservo para mí alguna fuerte intuición que apunta a lo fundamental, y aún espero sugerencias de otros paseos que me debo en estos días. Pero sí puedo contar un modesto propósito apuntado por la evidencia de una habitación en desorden: la de la información. Porque sí, sigo sin estrategia. Tengo instinto, sé despreciar lo que busca mi indignación, lo que me hace perder el tiempo, lo que no llega a bisutería, y conservo algún olfato para lo bueno y valioso; pero sigo sin estrategia. La ventana por la que recibo más información es la pantalla de este portátil, más aún que la radio y que los periódicos de papel, y mucho más que la televisión, de la que recibo entretenimiento sobre todo en forma de cine, y más también que en los libros, a los que acudo para dejarme llevar por historias, más que para traerme datos y teorías, salvo que sean de Derecho y sea de día. Pero esta ventana de Internet está desorganizada. Tengo costumbres, páginas de diarios que cada vez identifico como más tóxicas, y olvido con frecuencia los itinerarios que sí me llevan a una lectura de media hora que no reverbera en lo que ya sé, sino que me abre a lo que no podría alcanzar de otro modo. La pereza influye: si tienes cinco minutos, te limitas a abrir ese par de periódicos generalistas cada vez más amarillos, cada vez más serviles de los dioses de moda, pese a que muchas veces te has dicho que esas fuentes ya deben postergarse al quinto o sexto lugar, porque te cansa pasarte la vida defendiéndote de sus sutiles tergiversaciones o de sus burdas provocaciones.

Así que me haré un mapa. Un mapa de resistencia con salidas de ataque. Hace años dibujé uno, he de recuperarlo y actualizarlo. Haré una lista de autores y de páginas de buena información que me saquen de la feria de las vanidades en que los grandes medios se han convertido. Me haré un mapa de lugares que visitar cuando esté con ganas de leer y de saber, y prometo enlazar con criterio exigente lo que vaya encontrándome. Hay demasiada gente demasiado buena por ahí, el problema es que para llegar a ellos hay que apartar el ruido ambiental que nos obliga a pasarnos la vida hablando de cosas que no merecen la pena. Si lo conseguí con la televisión (hace más de veinte años que, por decisión propia, no veo las cadenas generalistas y que no conozco a celebridades de las que se habla mucho a mi alrededor -el ejemplo de estos días se llama Cristina Pedroche, de quien juro que no sé quién es-), ¿por qué no iba a conseguirlo con Internet?

Tenemos derecho a ser elitistas, a ser selectivos, a buscar sólo lo que sobrepasa ciertos niveles de belleza, de rigor, de excelencia. Puede que, además, tengamos la obligación de no hacer de eco o antena de repetición de los ruidos y de buscar las voces esmeradas, las voces auténticas, las mejores ondas, las más divertidas, las más afinadas, las más valiosas. Hay tanta basura, sí, pero lo importante es no convertirse en basurero. Cuidemos esa función ecológica. Que lo zafio, lo mentiroso y lo interesado encuentre en nosotros silencio y oídos sordos, y lo bueno encuentre avenidas y altavoces.

5 Respuestas

  1. ¡ Magnífico articulo !Denso, con grano, pensamientos, interrogantes….
    Me recuerda a los escritos maravillosos de Juan Pasquau Guerrero, al que tanto he leído.
    Creo que no debemos posponer a segundo lugar la lectura.La lectura,¡¡ por delante de todo !!.Este es el próposito que me hago ahora, ayer y mañana…
    Menos redes ( me lo digo a mí) y estudio, lectura…

  2. Buen articulo que refleja el horror y la desorganizacion de una profesion. Y que me confirma en la necesidad de la supresion total de politicos y jueces en una sociedad desorganizada. Ni siquiera algo tan normal como la aplicacion entropica a estructuras personales es aplicado,claro que la ley no es cientifica, sino un conglomerado de abusos desde el poder simplemente por la incapacidad de sus aplicantes de ignorarla simplemente cuando se lo dictan asi. Estamos mucha gente… demasiada depender del caos.

  3. Veamos un ejemplo reciente de justicia: Don fulano de tal y tal contra mengano.se le comunica que le avisamos que si no se presenta lo buscaremos en un sitio a tanto de tanto. de ahi deducimos que fulano y mengano estan contra ti,y no necesitan comunicar tal cosa.Pero claro tienes que averiguar que has de buscarte un abogado en este caso de oficio.El tal abogado se presenta y te dice me han dicho que soy su abogado pero no se nada no me han comunicado nada mas usted sabe de que va? y te cita para 8 dias despues en dicha cita te dice que tenias 9 dias para exponer tus motivos (que no se sabe sobre que) y que son urgentes,le comunicas algunos,la otra parte se ha pasado por sus idem algunos articulos de la constitucion,pero te responde que naturalmente no pretenderas que vayan a la carcel y que no tienes pruebas y que no tienes tiempo y que logicamente vas a perder.Solucion pues cambias de abogado,el segundo incluso te cita en su despacho aunque no sabe nada tampoco,y lo vuelves a hacer cuando te envian el tercero que va a ir a un juicio sin saber de que es,te preguntas como un abogado asignado por sorteo puede ser tan identico al anterior y como como el anterior va a juicio sin saber de que se trata.Sospecho que el Proceso fue muy moderado y Kafka de alguna forma fue muy modesto en sus apreciaciones,asi que no me extraña tener un pariente lejano que haya llegado a ser responsable de genero y familia despues de encargarse de querer enormemente a sus conocidos y chismes.Ah la justicia gratuita,que placer kafkiano

  4. Naturalmente (risa) veremos al tribunal superior de andalucia desesperarse de tener un nido de me lo paso por el forro,en justicia gratuita y ver como se cita a alguien sin decirle para que y que se asigna un abogado que no sabe de que va y que si se lo insinuas dice que nanay de la china que pobrecitos los infractores,naturalment el juez desconoce que has ido al juzgado y has pretendido que el articulo tal y tal se analice y has pretendido poner nombre y apellidos del que le puso una mascara de oxigeno a alguien que estaba vivo pero atrancado por sopa y acabo muerto con una mascara de oxigeno, ha llegado a peticion de un auxiliar un guardia civil y te ha puesto en la calle porque le da la gana.En la ley dice que puedes denunciar en la practica si el que acusas va a ir a la carcel tu eres expulsado al grito de la auxiliar de turno de los medicos no son denunciables.Si ya veo escandalizarse al juez de que la ley exista solo cuando el juez quiere. Lo que por se ve no tiene es instinto de autoproteccion.No se da cuenta de que si la ley no la aplica el que tiene el derecho de hacerlo lo perdera y otros procuraran por las malas de que nunca mas pueda pasa con una leccion a dichos individuos que sirva para recordar que nunca jamas. Es una pena pero si algo no funciona y distorsiona se acaba.No necesitamos ni matones de genero vestidos con su manto ni chorizos “gobernantes” ninguna de las dos mutaciones forman parte de la mayoria humana y tarde o temprano,nos dariamos cuenta que no necesitamos que la zorra cuide las gallinas

    • Annatiza, tus comentarios son bienvenidos, pero si tienen que ver con el contenido del post. Si son otras cosas, puedes comunicarte conmigo sin problemas por correo convencional. Saludos.

Deja tu comentario

Los comentarios dan vida al texto y lo pone en movimiento.