Política de palomitas.

Y ahora que todos estábamos expectantes de si el padre de Pablo Iglesias fue un terrorista, un activista o un resistente, y de si los familiares argentinos de Cayetana Álvarez de Toledo fueron colaboracionistas con los militares golpistas o simples hombres de negocios; ahora que nos va la vida en si Vox quiere dar un golpe de estado pero no puede, o puede pero no quiere, o quiere pero no sabe si puede y  no se atreve, o si es el Gobierno el que está dando un autogolpe suave y silente hacia el socialcomunismo bolivariano; ahora que nuestra vida pende del hilo de un informe de la Guardia Civil sobre cuándo y cómo se suspendió un congreso evangelista en aquel remoto marzo de Madrid, y estamos esperando veredictos para ver, por fin, quién es el asesino y quién el Ángel de la Guarda; ahora que las ondas y las burbujas pugnan por demostrar, con su tenacidad, quiénes son los malos que están luchando alevosamente por el poder y quiénes son los buenos que denodadamente luchan por el país... Ahora van y montan una comisión parlamentaria para la reconstrucción económica, sanitaria y social del país.

No me fastidien, hombre, con lo intrigante y divertido que estaba todo. Ahora quieren desviar nuestra atención y hacernos pensar en cosas como el ingreso mínimo vital, la coordinación entre el Estado y las Comunidades Autónomas en políticas de fomento de la economía, o la creación de una estructura nacional de control epidemiológico más eficiente. Cosas aburridas, que ni nos van ni nos vienen. Ahora querrán que nos interesemos en cómo van a emplearse los fondos europeos, en qué va a pasar con la Administración sanitaria y la de Justicia y sus colapsos, en qué margen de incremento de carga impositiva puede aliviar el déficit presupuestario sin obstaculizar la iniciativa económica, en qué va a pasar con los parados sin caminos hacia el mercado de trabajo, en qué estrategias para la industrialización y la renovación energética son viables en España, o en qué reformas podrían mejorar la eficacia de la Administración pública. Vaya, como un corte publicitario justo cuando la película estaba más interesante.

Bah, maniobras dilatorias. Cortinas de humo para que no pensemos en lo importante: qué fue el FRAP, cuántos fascistas hay en España y quién ha dado hoy el mejor zasca, si las cacerolas produjeron más decibelios que las palmas, y si el Rey llevaba un pin del tricornio o una condecoración de la Real Orden de Carlos III.  A ver si,  además de todo, también van a suprimir el Sálvame Político. Resistamos. Exijamos nuestro derecho a que los políticos y los locutores de la mañana sigan cumpliendo su función: enfadarnos un poco cada día mientras comemos palomitas. Que no nos engañen con esas banalidades de la reconstrucción que a nadie interesan. No nos moverán (de la butaca).

9 Respuestas

  1. Vístase la censura con la mortaja ética que se quiera –hojarasca, conveniencia o desacuerdo– siempre brillará por entre los pliegues del fraudulento catafalco de moral chapucera el metálico destello del garrote vil del verdugo miope y varicator.

    La vitrina, con brillo mugriento del tiempo, aparece ya como toda una ofrenda semiótica a la impostura del embeleco de la Chancillería que, en la escala de Richter, muestra en su altar de sacrificio la magnitud del desastre profundo de Andalucía.

    No es que no exista la realidad. Lo que no existe es la realidad que conviene, que es algo muy distinto. Por ello el Derecho no es una lógica, ni una ciencia, sino un chamanismo urbanizado basado en la existencia de unos creadores de verdad asalariados y empoderados a verdugos de la arbitrariedad más conveniente bajo la falsa promesa de futuros radiantes de justicia en el tanatorio de los derechos fundamentales.

    Es el falso dilema bribón de la impostura o caos. Pura película mitológica para cinéfilos amantes de King Kong, Godzilla, el rey de los monstruos, Caperucita, Pokemon… o el fútbol y sus árbitros.

    ¿No nos moverán?… jajaja… mejor «política de palomitas» que no está el chamanismo para más ironías y/o banalidades distintas a las películas habituales…

    Ah… lo de «exijamos nuestro derecho…» debe ser puro balconismo de galería, o una fina hipérbole cuántica de incursión al multiverso de los agujeros negros… ¿Qué derecho?…

    Mulgere hircum… siga usted con sus palomitas… en sesión matinal dominguera…

    ¡¡¡E pur si muove!!!… ¡Démosle vida al texto!

    31/5/20 13:31

  2. Mar

    Se me ha hecho corto. Así que lo volveré a leer.
    ¿Le doy el diez? Se lo doy, pero no es un simple sobresaliente. Es excelente.

  3. ¡Mon Dieu!… ¿qué pasó en el balcón, para dar vida al texto o ponerlo en órbita?

    ¿Se abrió el catafalco y voló el espíritu santo o le colocaron un ERTE al verdugo?

    No están los tiempos para películas pues ya se ve lo que pasó con la aristocracia agraria cordobesa que, en pura fiesta de príncipe azul, su alteza Joaquín el Belga (1), les trajo en vena el conguito de Wuhan con corona y todo… y en los postres hasta la misma Guardia Civil se presentó… y a todos encerró… ¿Thriler socialcomunista o Matrix Revolutions de Alfredo Landa redivivo?…

    Guardemos las palomitas para el informe de la benemérita…¡promete un thriler de Hitchcock!

    Aunque mejor… la línea de Torrente… así pongamos en el guion que se monta una comisión y a su frente sentamos al ilustre imparcial Francisco Serrano (VOX) que con Ley y Orden imponga a los juerguistas la pena del costalero para la buena reconstrucción del Espíritu Nacional. Así, una vez más, la aristocracia agraria andaluza levantará España en mitad del habitual charco de jarabe popular.

    En todo caso no hay que perder de vista que todo verdugo es nihilista de corazón porque no impone certezas con convicciones, sino a golpe de hacha (hachazos, en vulgar), moviéndose entre dos anarquías; la inferior de la improvisación arbitraria y la superior del orden del caos.

    El poder disuasivo de esta película no postula un orden, sino que gestiona abiertamente el desorden en el marco de la conveniencia.

    ¿Qué son las palomitas sino el aperitivo nihilista que une verdugo con audiencia en el espectáculo de sacrificio de las distintas conveniencias?…

    En todo caso, la indiferencia, en su vertiente de falta de empatía, nunca será mérito del verdugo y su audiencia, sino conditio sine qua non de todo criminal.

    ¡E pur si muove!

    NOTA:
    1.- https://www.publico.es/sociedad/joaquin-belgica-coronavirus-principe-joaquin-belgica-disculpa-no-guardar-cuarentena-fiesta-cordoba.html

    1/6/20 12:26

  4. Dos cosas ¡no mas!…

    PRIMERA: Añadir MORTADELO Y FILEMÓN a la cartelera de las palomitas tal y como lo apunta con buen tino nuestro «tiro fijo» emérito en un espectacular artículo de ayer noche…
    https://www.eldiario.es/tribunaabierta/dedo-Luna_6_1033156689.html

    SEGUNDA: Completar mi última frase que debe decir así:
    En todo caso, la indiferencia, en su vertiente de falta de empatía, nunca será mérito del verdugo y su audiencia, sino conditio sine qua non de todo criminal sin conciencia.

    ¡¡¡ Que siga la función!!!

    ¡¡E pur si muove!!

    1/6/20 18:02

  5. Sr Miguel, le agradezco de antemano su texto porque me anima a escribir.

    ¡Cuán importante el estudio del latín, el griego y la filosofía del Derecho!

    Su relato -desde el nivel sálvame político- hace que tenga igual peso lo que dice Pablo y Cayetana, y todo el resto: “ahora que nos va la vida en” con hasta “ahora que la vida pende del hilo de un informe de la Guardia Civil”. Creo, en estas circunstancias, que es tan superficial que puede llegar a hacer daño a la sensibilidad con que la vida busca su lugar en cada uno de nosotros.
    Porque, en definitiva, ¿de qué se trata? De cómo construir y asumir una falacia ad populum, entre “quiénes son los malos que están luchando alevosamente por el poder y quiénes son los buenos que denodadamente luchan por el país”.Todo el relato desemboca en esa mar.

    ¿Nada más? Ni siquiera era necesario detenerse, disimular, hacer el mínimo esfuerzo en indicar una valoración acerca de quienes componen la Comisión que “nos han montado”. Al menos, para paliar en algo la cadena de errores que llevamos viendo: un poder legislativo y ejecutivo danzando a sus anchas y otro, el judicial, atenazado y siendo cuestionado a sí mismo, a la vista de la acción de la abogada del estado del Gobierno contra la abogada del estado del caso “informe”.

    La mezcla en esta cocina genera una salsa de confusión demoledora. Hoy, por cierto, seis Tenientes de la Guardia Civil, son sustituidos bajo el prisma de la nueva reestructuración. Y la ley orgánica del sistema electoral ha tenido dos “arreglos”, eso sí, de manera excepcional, a causa de las votaciones en julio.

    ¿Para qué? ¿Para qué entrar en la mar pudiendo surfearla? Leído el primer párrafo sabemos con qué pericia el arte de escribir sobre el presente, sin tomar suelo firme, descuida el sol que no verán tantos ausentes, los recientes y los más lejanos, aquellos que sí pudimos ver como yacían asesinados en esta tierra herida que es España. Un montón más de sustrato de dolor, que ha venido para quedarse. Otra fisura que se abre y deja ir formas y modos democráticamente sembrados.

    La recomposición de la vida del país y de las personas, ¡vaya las cosas del comer! Me parecen cuestiones (muy bien indicadas, estructuradas y ordenadas) en las que hay que ponerse a trabajar. Ahora bien, la dirección recae en los expertos de la Comisión – capacitados por su reputada competencia-, visto lo visto, en su primera aparición “telepública”.
    El momento revelador de la película, sin ensayo previo y ni guion coherente, que venimos padeciendo, es gracias al socio lumbreras con el que hemos sido engañados. La revelación vino con la escena aquella en que le estampó un sonoro bofetón al Sr Patxi.: le cedo la palabra para que pueda aclarar que lo que parece que ha dicho… (oh, wait) es, en verdad, lo que ha dicho.
    Exactamente, es la misma bofetada que venimos recibiendo como país desde el comienzo de esta tragedia. Es la prueba de cómo intenta funcionar esta coalición alícuota, por el poder: hacemos que algo parezca y no parezca, y no disimulamos con lo que suceda. Entre trileros anda la cosa. Porque han querido enseñar al pueblo una nueva manera de contar, ya que no sabíamos, que la suma de dos más dos son cuatro allí donde reside la soberanía popular. Y esa suma incluye añadir sumandos, que no son meras cifras sino aritméticas variables desperfectas.

    Con esta munición estamos librando la batalla nunca antes conocida en el mundo. Estos son los cartuchos con los que vamos a luchar: una puesta en escena de buenas y poderosas intenciones, eslóganes y consignas. El nuevo progresismo llega irreverente dando patadas y portazos, eso sí, impartiendo nuevos modales y nuevas reglas garabateadas en un manual trasnochado, desatado y no asentado en las fuentes del saber acumulado, y sin ideología consumible.
    La posición de resistir “enfadados” ante la próxima banalidad, ante la nueva e improvisada verdad asalariada. ¡Es tan decadente! Que nos obliga con urgencia a dar lo mejor de cada uno, en cada momento, en cada acto. Porque hemos aprendido primeramente de nuestros padres a respetar, a dejar el pasado en su lugar, y a ser firmes con la integridad de cada uno. No es posible permitir que si no opino como tú voy a ser señalado y desprestigiado. Esa es la salsa no liga y que amarga. Creo en esta receta para evitar una muerte civil prematura y acelerada. ¿O, acaso el confinamiento no nos ha hecho volver a repensar todo: lo vivido, lo tenido, lo perdido, lo valioso y lo superfluo?

    Se confirma que todo el mundo parece estar de acuerdo en que los políticos son gente chata y aprovechada…así es, ¿y en base a qué derecho y a costa de qué precio? Miseria y ruindad?

    Aristóteles propuso una ética de las virtudes. Sócrates explica cómo la práctica del bien perfecciona al ser humano, por el contrario, la práctica del mal corrompe su naturaleza. Conviene siempre saber de qué munición estamos hechos y trazar la vía, dejando señales que nos indiquen el camino de ida y de vuelta.

    Un saludo cordial.

  6. Ni cañones, ni mantequilla; ni perchas, ni causas… puro compost de hojarasca en momento COVID!

    Para empezar, el interés público no se resuelve castrándolo a la mera información. Eso es pura jibarización de la libertad de pensamiento por parte de un absolutismo autoritario que no resiste crítica alguna, mucho menos la racional.

    Luego lo de las perchas y el supuesto de las reglas procesales es de mérito en el teatro de las sombras pues al embeleco del buen sacrificado (la honorable percha judicial) contrapone el otro embeleco de la tribu de lengua indigesta sin reglas “procesales.”

    Sin embargo, la «percha» resulta que es la de una barra que es de todo menos libre… jajaja… La hipérbole es tan enigmática como el misterio de la Santísima Trinidad. Tiene reglas (Padre), tiene límites (Hijo) y tiene garantías (Espíritu Santo)… pero no tiene el ojo de agua… ¡Qué pena!

    Y sin embargo decide conflictos bajo el deber moral de expulsar «la lógica política»; otra hipérbole metafísica de la galaxia de los oxímorones… La constitución española no habla de lógica, sino de arbitrariedad, otro embeleco de la justicia ortodoxa, tan difuso como habitual.

    Hecha la introducción premonitora, el resto del artículo deriva hacia el monólogo shakesperiano frente al espejo en el que se refleja la figura de un neo-Wittgensteiniano de la lógica política de conveniencia en pleno proceso de alucinaciones de pares y nones.

    El momento sublime es cuando afirma la existencia de una causalidad «física» entre decisión política y contagio con la misma irracionalidad que un chamán del siglo XXI aC. postula la acción a distancia mediante el voodoo. De esta forma el propio monólogo revela su pleno desconocimiento de la causalidad, causa–efecto, que se maneja en la ciencia desde Aristóteles.

    Pero si no hay causalidad, el artículo decae, la filigrana retórica se desvanece y el espejo se rompe.

    No se puede tomar tanta palomita … pueden ser indigestas…

    ¡Es menester mejorar!

    ¡E pur si muove!

    5/6/20 20:04

  7. Estoy de acuerdo con tu ironisasión Miguel porque en efesto lo importante es la creasión de la Comisión de R econstrucsión de la Nasión postcoro con to la leshe que mamó el coro y me dió coraje que Patxi López pidiera perdón por banalisarse esa Comisión con la juerga de Iglesias acusando a Vox de golpista, porque está claro que los golpes los da siempre la deresha y quien crispa y crispa es la deresha porquesque es lo suyo, crispar, y entonses Rafaé mi pescadero de cabesera me dise Conshi te veo crispada y le digo no insurtes yo no me crispo eso es de dereshas, lo que pasa es que me he enterado de que un tertulianense va a crear el premio a la crispa, de manera que si Sanches e Iglesias disen en los prosimos cuatro meses 5oo veses que la deresha es de dereshas y que crispa, le van a regalar unos billetes sa Disneylandya a los matrimonios Sanshes si Iglesias, y si lo disen mil veses , les harán una suscripsión anual al cupon diario de la ONCE porquesque la deresha no sentera de nada y no comprende que replicar con insultos al bluff Sanshes es suna banalidad inoperasional,, hay que ridiculisarle humanademente y entonses me dise Rafaé Conshi mia, párate corason, tu eres de isquierdas o de dereshas ? y le digo uf Rafaé no me has sentendido nada, te repito que la ironisasión no resuerve nada hoy, y me dise Rafaé Conshi por esos sojos y ese pelo negro tuyo que tienes suspendía yo la superioridá moral de los payasos y subvensionaba un lobby de pescaderos, carniseros, senfermeros si jubilados sinfluyentes que pusieran orden en esta estupidisasión política que nos rodea, y le digo Rafaé ja tu yu dwuin corasón, me voy a ver la sexta, digo canal sur, qué jartita estoy ya leshe.

  8. Cuando mis alumnos (y alumnas, perdóneseme) realizaban un examen muy bueno, les daba un “sobre”, claro, pero a la vez, ponía un comentario que, muchos años después, me han hecho -ellos- recordar con cariño… Les ponía “¡olé!”….y, es lo que pensaba ponerle a su comentario. “Sobre…¡olé!”.
    .

  9. ¡EXTRA! ¡EXTRA!

    Me apunto a la sesión…

    https://www.publico.es/politica/francisco-serrano-deja-vox-querella-presunto-fraude-subvenciones-mantiene-acta.html

    !Ya tengo las palomitas!

    ¡¡¡¡E pur si muove!!!!

Deja tu comentario

Los comentarios dan vida al texto y lo pone en movimiento.